El cambio está tan presente en nuestra vida, que el reto es actuar proactivamente para agilizarlo. Mejorar la comunicación, agilizar procesos o dar mayor autonomía comienzan a ser políticas más comunes en las empresas.

Pero, ¿cómo se está transformando el liderazgo con equipos multiculturales e intergeneracionales en un mercado global?

Asumir la responsabilidad de liderar un equipo implica definir los apoyos para decidir, orientar y ser ejemplo. Cuando Giacomo Rizzolatti, distinguido con el Premio Príncipe de Asturias, explicó la función de las neuronas espejo como responsables del aprendizaje por imitación, daba con ello un aporte para reconocer el impacto de los pequeños ejemplos de una persona en su equipo.

Nuestro cerebro tiene una parte racional, pero también otra emocional, más primitiva pero clave para el aprendizaje. Es que el cerebro de por si, es perezoso, utiliza los canales neuronales más recurrentes, simplificando la información y descartando el exceso de datos nuevos.

Poniendo foco

Fijar Objetivos

Basta con ver el cambio de comportamiento de un becario cuando llega a una empresa, según el equipo en el que se integra, la cultura de la empresa y el mentor que se asigna.

Cada semana tengo la oportunidad de conversar con diversas empresas sobre sus retos y dificultades para alcanzar sus objetivos, y no son pocas las veces que detrás de una simple necesidad de hablar en público, trabajo en equipo o gestión del tiempo, reconocemos un déficit en liderazgo ante un proceso de cambio. Cuando recuperamos la palabra “Personas” en vez de “Recursos” emergen los conflictos propios de los seres humanos, aunque también aparecen las posibilidades para solucionarlos.

Nuestra sociedad es cada vez más visual, y con ello, el peso de los ejemplos para generar patrones de conductas. Al reforzado por la simplificación de las estructuras jerárquicas va favoreciendo la comunicación multinivel entre los responsables y sus equipos.

Y las nuevas investigaciones en neuropsicología apoyan la idea de promover ambientes saludables, focalizando en una tarea en contra de la creencia de la productividad por multitareas. Los descansos, la innovación o la comunicación simple, configuran el contexto adecuado para un nuevo modelo de liderazgo.

Liderar por valores, es trascender los tópicos, superar el resultado por el resultado mismo, y es apelar a la capacidad de desarrollo de las personas para superar retos comunes, asumiendo el compromiso compartido, por ejemplo:

  • Promover relaciones orientadas a resultados, con visión de negocio y trabajo en equipo.
  • Estimular el desarrollo basado en el aprendizaje, asumiendo los errores como una parte necesaria.
  • Actuar aquí y ahora, con reflexión y responsabilidad por el contexto.

Meses atrás en una formación para una compañía multinacional, surgió el trabajar la desolación a la cual se enfrenta un manager o directivo ante la presión por los resultados y los reclamos de sus equipos. Pero el reciente Director General estaba al pie del cañón, promoviendo el compromiso del equipo y apostando por ellos, confiando materializar los valores de la compañía en los actos del día a día.

Un escenario que requiere una fuerte madurez emocional, capacidad de análisis y la posibilidad de generar influencia en el equipo. Pero ¿cómo sostener la claridad mental en un escenario semejante? Hoy toma notoriedad la importancia de ejercitar la mente a través de la meditación para mantener el foco, evitando distracciones.

Retos Comunes, Compromisos Compartidos.

Retos Comunes, Compromisos Compartidos.

Fijar la mente es válido, pero son los valores los que ayudan a clarificar los objetivos y el modo de alcanzarlos. Así se destaca la ética, el cuidado del medio y la autosuperación, entre otros, permitiendo situarnos en ese inmenso campo de batalla emocional que es el día a día de la empresa.

Y es por responsabilidad que representamos, la importancia de identificar los valores que sostienen nuestro liderazgo, y en el impacto en el equipo de los pequeños ejemplos que damos en el día a día.

 

2015 foto 2Nuestra inspiración es “Learning is Changing”; cada día presenta nuevos retos y exige nuevas soluciones. Si analizamos en perspectiva, la tecnología nos pone en contacto con realidades de puntos distantes del mundo, estamos al corriente de tendencias globales y reconocemos los retos comunes del contexto que compartimos, con una simultaneidad pocas veces vista.

Tal como resalta la ONU (http://www.un.org/es/sections/general/un-and-sustainability/index.html), como humanidad tenemos un reto común ante la degradación del medio ambiente y el aumento exponencial de la humanidad.

Condicionantes que no son ajenos a los cambios en el consumo global y del mercado de la formación, con un rol cada vez más importante del mercado asiático y el cloud learning. Observamos empresas cada vez más globales, donde la movilidad geográfica es un reto del día a día, gestionar expatriados implica el conocimiento de las leyes locales, y los trabajos en equipos remotos son cada vez más habituales.

Al mismo tiempo, los avances en neuropsicología nos ayudan a comprender cada día mejor el funcionamiento de nuestro cerebro, y seguiremos sorprendiéndonos sobre más descubrimientos de las diferencias y similitudes entre las personas, entre otras cosas por el liderazgo del proyecto “The Brain” propuesto por Obama y dirigido por el español Rafael Yuste.

Use your illusion

Use your illusion

Curiosamente (o quizás casualmente) hay una creciente demanda de formación en habilidades en general, y en liderazgo y efectividad personal en particular, en ambientes laborales cada vez más conectados, más multiculturales e intergeneracionales, abriendo un mundo de posibilidades.

El cambio genera dos reacciones instintivas: enfrentarlo o evitarlo. Usemos la energía de la situación en tensión para superarnos, en concretar nuestro potencial, en usar nuestra ilusión para inventar soluciones creatrivas a los retos.

Hay quien resta, hay quien suma. Sumar es usar la ilusión para transformar nuestro contexto para mejor, es hacer el esfuerzo para sacar lo mejor de uno y de los demás, es reconocer el reto grupal y la responsabilidad individual en aportar, es osar en ir más allá de los autoconceptos que nos limitan y nos llevan a la autojustificación. Restar es hacer todo lo contrario.

Pero que la experiencia no se queda solo ahí, sino que reconozcamos qué y cómo aprendemos para compartirlo con otros mejorando nuestro contexto. Tenemos la posibilidad de usar nuestra ilusión para desarrollar nuestro potencial y facilitar el desarrollo de las personas cercanas, la educación / formación encuentran en la tecnología un aliado único para desarrollar a la humanidad hacia un futuro mejor.

Esto está en sintonía con el interés en el mundo de la empresa por la Responsabilidad Social Corporativa, muestra la actitud de vincularse al contexto, desde el compromiso de las acciones del día a día.

Apostemos por un aprendizaje inspirador para un futuro mejor, usando nuestra ilusión para transformar nuestro contexto, desde nuestro equipo y nuestra empresa, desde cada familia y desde cada ciudad. Al final, el reto es de todos y para todos, aportar para un mundo mejor.

Hace ya 10 años decidí dejar mi Rosario (Argentina) natal para aprender más sobre el uso de la tecnología en la formación, en especial, en cómo formar a quienes enseñan a otros. La única explicación que encuentro al pensar en esa decisión fue la pasión por aprender y por creer firmemente que la formación es una palanca para ayudar a otros a desarrollar sus potenciales, y en consecuencia, crear un contexto común mejor.

Cuando llegué a Madrid, tuve la fortuna de tener de docente a Antonio Medina (Catedrático de la UNED) que solía repetir “cambiar no es innovar, pero innovar es cambiar”. Sus palabras se referían a la importancia de aprender a aprender para facilitar el proceso innovador, identificando cómo aprendemos para acelerar el proceso y generar mayor impacto, consolidando lo aprendido.

Junto a Íñigo Babot, una inspiración en el aprender a aprender.

Junto a Íñigo Babot, una inspiración en el aprender a aprender.

Curiosamente esto es lo que cada vez más empresas nos piden día a día: desarrollar sus talentos de forma rápida y con garantías de transferencia a sus puestos.

Las vacaciones son un momento del año ideal para hacer una pausa, sin la exigencia del balance normal del fin de año, con meses por delante para incorporar correctivos y poder así, alcanzar los objetivos definidos para el año. Tres preguntas clave que nos pueden orientar en reconocer cómo aprender a aprender son:

  1. ¿Cuáles son los 3 conocimientos y/o habilidades más importantes que utilizas en tu día a día?
  2. ¿Qué personas y situaciones están conectadas al aprendizaje de estos conocimientos y habilidades?
  3. ¿Cómo acelerar estos aprendizajes para enriquecer el contexto en el que estamos?

En mi época de estudiante tenía especial interés por Carl Gustav Jung (https://es.wikipedia.org/wiki/Carl_Gustav_Jung), exdiscípulo de Freud, quien decide profundizar su investigación sobre los tipos psicológicos, reconociendo patrones de comportamientos según la manera en que pensamos y procesamos.  Varios años más tarde este aporte fue recogido por Katherine Brigg y su Hija Isabel para desarrollar el Myers Briggs Type Indicator (MBTI), una de las herramientas más reconocidas para valorar perfiles.

Cuando nos planteamos un programa de desarrollo, cada vez más, existe un interés por generar engagement de los participantes, y lo estamos logrando incorporando este tipo de herramientas previo al programa de formación, bajo esta premisa: comprometer a los participantes con el reto de desarrollar su potencial, reconociendo su perfil particular y su potencial.

Reunión de UOC Alumni Madrid

Reunión de UOC Alumni en Madrid

Sería limitado pensar en nuestro desarrollo para ganar confort o por ambición personal. Aprender a aprender implica disfrutar al innovar, e innovar demanda liberarse de estructuras para cambiar patrones de comportamientos.

Ahora bien, la acción individual está inevitablemente conectada con las personas de nuestro entorno. Aprender a desarrollar nuestro potencial es parte del compromiso por mejorar las realidades de cada una de las personas que nos rodean, la energía necesaria para lograrlo emerge del compromiso por transformar nuestra realidad.

En síntesis, aprovechemos estas vacaciones para valorar lo vivido, identificando lo aprendido de las experiencias significativas de estos meses, para potenciar aprender a aprender y recalibrar nuestros comportamientos para transformar nuestros entornos, alcanzando nuestros objetivos.

Blog de Leandro Codarin

Una empresa es un equipo de personas trabajando juntas para ofrecer un servicio o producto a otras personas, que están dispuestas a pagar por ello. ¿alguna duda que la clave son las personas?

  • Ondina: He observado que, justamente, la multiplicidad de los cambios sin tener el tiempo de asimilarlos, ha [...]
  • marcos: la verdad es que no podria estar mas de acuerdo, yo soy el producto de una firme apuesta por la form [...]
  • admin: Hola Fernando, Me alegro de "verte" por aquí. En primer lugar, debemos reconocer que hay muchas [...]
  • Fernando Muñoz: Mi querido Leandro, excelente reflexión!! ¿ Crees que estamos llegando a un verdadero modelo de [...]
  • crimit classifieds: browse classified ads [...]

Director Demos Global Estrategias

Director Demos Global Estrategias

Demos Global Estrategias es la filial para España y Latam, de Demos Group, el líder global de formación.